ANáLISIS

Sin el principio de especialidad no hay paraíso

Sin el principio de especialidad no hay paraíso
Sin el principio de especialidad no hay paraíso

El principio de especialidad es una garantía del Derecho Internacional Público. Este principio protege a todos los extraditados contra el procesamiento, enjuiciamiento o castigo por delito distinto al cual fue solicitado en extradición.

+info

‘La Prensa’ solicita el ‘canje de notas’ entre Estados Unidos y Panamá sobre tratado de extradiciónLa negociación para lograr excepciones al principio de especialidadTE, contra reloj para resolver caso de candidaturas de MartinelliEl magistrado Trujillo decidirá qué hacer con el amparo de los fiscales del caso Martinelli

Esta garantía tenía en la legislación panameña tres excepciones: los delitos de lesa humanidad, aquellos delitos que fueran expresamente autorizados por el país que extraditó a la persona solicitada; y en el caso de la extradición proveniente de o dirigida a Estados Unidos, la tercera excepción era la aceptación voluntaria del extraditado a ser juzgado por otra causa, al quedarse en el país después de 30 días de haber cumplido su condena o ser absuelto de los cargos en contra suya.

De acuerdo con esta norma, si Panamá extraditaba a una persona a Estados Unidos, esta solo podía ser juzgada por el delito por el que se le había solicitado.

Si había interés o si se encontraban pruebas de otra conducta delictiva, Estados Unidos debía pedir autorización a Panamá para desarrollar el nuevo caso. Esto era recíproco entre ambos países.

Convención de Extradición con EU

El 25 de mayo de 1904, preocupados principalmente por los prófugos panameños y estadounidenses que podían usar la entonces Zona del Canal, el secretario de gobierno de Panamá, Tomás Arias, y el encargado de Negocios interino de Estados Unidos en Panamá, William W. Russell, firmaron la Convención de Extradición, la cual fue avalada por la Asamblea Nacional, mediante la Ley 75 del 14 de junio de 1904. En ese momento era presidente de Panamá Manuel Amador Guerrero, y de Estados Unidos, Theodore Roosevelt.



Para simplificar este proceso de consentimiento mutuo, Estados Unidos y Panamá negociaron, desde octubre de 2018, un canje de notas que establece un consentimiento formal entre ambas partes para permitir que los extraditados pudieran ser juzgados por otros delitos. La noticia de la firma se conoció la semana pasada, pero el documento aún no se ha hecho público.

El canje de notas es un mecanismo del derecho internacional público por el cual países que forman parte de un tratado acuerdan un alcance o un significado más detallado o específico que el tratado original.

Como se deriva de un tratado existente, el canje de notas no necesita ser ratificado por la Asamblea Nacional para que tenga validez jurídica, ya que bastan las rúbricas de aceptación de los titulares del Ministerio de Relaciones Exteriores u otros agentes diplomáticos participantes.

¿Qué efectos tiene este canje de notas? Al tratarse de un tratado vigente desde 1904, el canje aplica a todas las personas que Panamá haya extraditado a Estados Unidos y viceversa.

Esto incluye al expresidente de la República de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014).

Esta acción diplomática permite a los fiscales panameños reabrir todas aquellas causas que conoció la Corte Suprema de Justicia vinculadas al expresidente de la República, y que no fueron objeto de una declaratoria de prescripción o de un sobreseimiento definitivo.

Incluso, el Ministerio Público podría iniciar nuevas pesquisas por la presunta comisión de delitos distintos a los que ha conocido hasta ahora la Corte.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL