ANáLISIS

Un ratón arrodilló a México

Un ratón arrodilló a México
Un ratón arrodilló a México

El 20 de enero de 2017, el gobierno de México extraditó a Estados Unidos a uno de sus más famosos ciudadanos: Joaquín El Chapo Guzmán. El reconocido jefe del cartel de Sinaloa llegaba a manos de las autoridades estadounidenses, las que consiguieron este año una contundente cadena perpetua contra El Chapo.

+info

Autoridades mexicanas confirman la liberación del hijo de 'El Chapo' Guzmán

Ingenuamente, se pensó que se repetiría con el cartel de Sinaloa, lo que ocurrió con el cartel de Medellín a la muerte de Pablo Escobar, en 1993.

El Chapo dejó 10 hijos, entre los cuales los varones, producto de tres matrimonios distintos, recibieron el apodo de Los Chapitos. De estos, los dos hermanos mayores, Joaquín Guzmán López, de 34 años, y Ovidio Guzmán López, de 29 años, aparentan ser en este momento las cabezas operativas del cartel que dirigió su padre. Ovidio, quien recibe el apodo de El Ratón, está en la lista de la OFAC del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, desde 2012. En febrero de este año, fiscales del Departamento de Justicia lo encausaron por tráfico de cocaína, marihuana y metanfetamina. Los fiscales estadounidenses lo pidieron en extradición a México.

Los carteles en México

De acuerdo con un informe del Fiscal General de México, equivalente al Ministerio Público en Panamá, en el país azteca funcionan 37 carteles. Algunos tienen nombres peculiares, como Los Fresitas o los Caballeros Templarios. Aunque el negocio usual de los carteles es el narcotráfico a escala y el narcomenudeo, complementan su actividad delictiva con el tráfico de armas, la explotación sexual comercial, el tráfico de migrantes, el robo de autos, el contrabando de combustibles y todo tipo de extorsión.



Fue precisamente esa orden de extradición la que fue a cumplir un comando especial del Ejército mexicano y de la Guardia Nacional, el cuerpo de seguridad creado por el actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Al momento de cerrar esta edición, todavía las autoridades mexicanas no han aclarado completamente los detalles de la operación. Lo conocido por los medios reputables es que a eso de las 3:30 p.m. del jueves 17, el comando especial capturó a El Ratón en Culiacan, capital del Estado de Sinaloa. Una vez detenido, fue llevado a un cuartel, del cual fue liberado presuntamente por el mismo comando que lo detuvo, a las 8:00 p.m. de ese mismo jueves. Esto se dio luego de un enfrentamiento con armamento militar. En este tiroteo iban ganando los seguidores de El Ratón.

En la mañana de ayer, desde el Estado de Oaxaca, un circunspecto López Obrador dijo que: “La decisión se tomó para proteger a los ciudadanos. No se puede apagar el fuego con el fuego”, refiriéndose a la orden que liberó a El Ratón.

La repulsa nacional e internacional señala que México perdió otra vez, y está cada vez más cerca de ser un Estado fallido. Mientra tanto, la familia de Ovidio Guzmán López agradeció publicamente por el “buen trato” que recibió El Ratón.

Edición Impresa