ENFRENTAMIENTOS

Al menos tres muertos en nuevos disturbios en Nicaragua

Al menos tres muertos en nuevos disturbios en Nicaragua
Los heridos son atendidos en la casa cural de la parroquia San Miguel en Masaya.

Al menos tres muertos, varios heridos, detenidos y daños a la propiedad se registran este sábado 2 de junio en Nicaragua en enfrentamientos entre manifestantes y policías antimotines, según un organismo de derechos humanos.

+info

Jefe de la ONU condena matanza de manifestantes en NicaraguaSociedad civil y movimientos sociales de Nicaragua llaman a paro nacionalOEA y Nicaragua acuerdan un calendario para reforma electoral

"Hay muertos, heridos, detenidos. Estamos en un fuego cruzado", dijo a la AFP el presidente de la Asociación Nicaragüense de Protección a Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva.

Los disturbios se registraron desde las primeras horas del sábado, cuando las fuerzas del orden y civiles intentaban desbloquear calles en Masaya, 30 kilómetros al sureste de Managua. Leiva informó al diario nicaragüense La Prensa que la represión en Masaya es grave: dos fallecidos, uno identificado como Donald López y el otro solo conocido como El Mono. 

Los dos hombres fueron asesinados en el sector de la parroquia San Miguel, donde se desarrolló el enfrentamiento entre pobladores y paramilitares. La iglesia amaneció sonando las campanas para alertar sobre la represión policial. El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, señaló en su cuenta de Twitter que la parroquia San Miguel está rodeada de antimotines y adentro está el padre Edwin Román.

Le suplico a la gente de mi ciudad de Masaya que no salgan a la calle y se resguarden en sus casas. Es muy peligrosa la situación. ¡Me han confirmado que hay varios francotiradores dispuestos a disparar!

De igual manera, Leiva informó que gestionaba con las autoridades la liberación de 22 personas que fueron detenidas aunque no participaban en las protestas.

En las calles de Managua, un ciudadano estadounidense murió mientras la violencia y los disturbios sociales continúan apoderándose de la capital. El cuerpo de Sixto Henry Vera fue encontrado entre dos vehículos en llamas y con una herida de bala en la cabeza, señaló el Instituto de Medicina Legal este sábado.

De acuerdo con los empleados del bar que tenía Vera en Managua, la víctima salió la tarde del viernes a ayudar a un amigo que estaba siendo agredido. La embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu, confirmó la nacionalidad de Vera y condenó su muerte en un mensaje en Twitter. 

El gobierno #EEUU expresa sus condolencias a la familia del ciudadano estadounidense fallecido anoche y a todas las familias que recientemente visitaron medicina legal. La muerte de un ciudadano de EEUU es de gran preocupación para la Embajada.

A su vez, en el municipio de La Concepción, vecino a Masaya, también se registran enfrentamientos. Unas 100 personas han muerto en todo el país desde que el pasado 18 de agosto estallaron las protestas antigubernamentales, según un recuento del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Por su parte, la oposición de Nicaragua urgió este sábado anticipar la salida del gobierno del presidente Daniel Ortega, tras desatar una feroz represión contra manifestantes en la sureña ciudad de Masaya, que fue convertida en "una zona de guerra" con enfrentamientos entre policías y cientos de personas defendiéndose con armas caseras en las calles, constató un equipo de AFP.

Al menos tres muertos en nuevos disturbios en Nicaragua
Los heridos son atendidos en la casa cural de la parroquia San Miguel en Masaya.

"La exigencia de la ciudadanía que está en las calles es salir a lo inmediato del desgobierno del Ortega", demandó la dirigente opositora de la sociedad civil Azhalea Solís.

La Policía por su parte informó de saqueos, incendios y disturbios en las últimas horas en al menos seis ciudades, incluidas Managua y Masaya. Informó que en el municipio de Diría, departamento de Granada (sur), grupos delincuenciales quemaron la casa comunal, una escuela, y al menos tres vehículos del partido sandinista.

En las últimas dos semanas, la violencia en Nicaragua ha crecido pese al llamado que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional (AI) han hecho al gobierno para que cesara de inmediato la represión contra los manifestantes.

Tampoco han tenido efecto los pedidos de Estados Unidos, principal socio comercial de Nicaragua, de las Naciones Unidas (ONU), ni de la Unión Europa (UE) que han expresado su preocupación por la violencia que vive el país centroamericano a raíz de las protestas.

Edición Impresa