Caso Martinelli

‘El Burlador de Sevilla’

Temas:

Me ausente por unos días en largo viaje a Rusia y Turquía. Hay interesantes experiencias a las cuales me referiré en próximo artículo. Encuentro mi correo repleto de mensajes de Pailón de la Piragua señalando el parecido de El Burlador de Sevilla (Tirso de Molina) con el Burlador de la Justicia (Ricardo Martinelli)… Me temo que se refiere al juicio del extraditado hoy residente del reclusorio (cárcel) El Renacer. En el burlador hay dos aspectos que resaltan de su distorsionada personalidad… Primero engaña a las mujeres para seducirlas.

El segundo aspecto es que a él no le importa que Dios vaya a castigarle. Estas dos acciones demuestran la falta de honor personal y respeto por las reglas morales y de la sociedad. El mundo del burlador don Juan Tenorio es él, fuera de este no existe nada más que su voluntad, su soberbia y su orgullo, demostrando que los sentimientos de otras personas no valen para él y no le importan. Continúa señalando Pailón de la Piragua… Los parecidos con persona hoy públicamente juzgada sobran, y no hay necesidad de mayor explicación. Este Pailón de la Piragua ha resultado ser todo un intelectual revestido de particular percepción de hechos actuales del acontecer panameño, y yo que pensaba que era un petulante cuentacuentos… Fíjense lo que me envía de su mentor Pedro Calderón de la Barca, y en referencia al mismo sujeto reo encarcelado del párrafo anterior;

“Yo sueño que estoy aquí

de estas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son”.

Estoy seguro de que los amables lectores dejarán volar su imaginación y encontrarán retratado, en lo profundo del lamento del poema, a quien hoy intenta burlarse de la justicia. Sus abogados, todos bien preparados académicamente, pero dominados por la soberbia del encausado, están siendo vencidos por el acervo del magistrado Jerónimo Mejía. No tengo la menor duda de que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia cuentan con la voluntad de juzgarlo en derecho y emitir una sentencia justa.

Como católico apostólico romano, respetuoso de Dios y de su iglesia, rechazo los desdichados comentarios de abogado del reo, entendiendo que en su desespero por defender su causa perdida, arremete contra quien en uso de su derecho a la libre expresión, y principalmente como orientador de almas y conductas morales y éticas, realizó comentario público sobre el sentir de la mayoría de los habitantes del país. La justicia no puede temblar ni dudar de sus acciones en derecho. Las palabras del cardenal Lacunza constituyen un necesario llamado a la justicia a cumplir con su cometido, sin excesos de acción, pero firmeza dentro de lo que la ley permite y ordena… Intentar descalificar a la Iglesia, al cardenal Lacunza y a la justicia, con argumentos y planteamientos propios del arrabal, y que no vienen al caso ni tampoco tienen sustentación, son muestras claras de desesperación. Está claro que Martinelli y algunos de sus defensores, al igual que Satanás, son persistentes en su maldad.

En otro tema, el largo viaje a Rusia y Turquía me dejó positivas impresiones, muy profundas, con obligantes meditaciones sobre el comunismo y Rusia.

Encontré un pueblo ruso próspero, feliz y complacido con sus gobernantes. Bien alimentado y servicial… Claro que esto contrasta con el socialismo salvaje cargado de odio y genocidio que practican Ortega en Nicaragua y Maduro en Venezuela… Muchas lecciones aprendidas en este interesante viaje, prometo poner a un lado a Martinelli el reo y su juzgamiento, así como los comentarios de Pailón de la Piragua y escribir sobre el viaje a Estambul, Moscú, Sochi y otras ciudades. El recorrido por el Bósforo y el puente que une Europa con Asia en Turquía, y el recorrido por el mar Negro de Sochi en Rusia.

Lección aprendida…

Así lo percibo, así lo escribo.

El autor es comentarista y analista político

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

ganó el Belmont Stakes de 1964 Fallece el legendario jockey panameño Manuel Manny Ycaza

En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969. En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969.
En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969. AP

Manuel Manny Ycaza, el jockey panameño miembro del Salón de la Fama y ganador del Belmont Stakes de 1964, quien abrió camino ...