'Lady Bird': un canto a la libertad y a la independencia

'Lady Bird': un canto a la libertad y a la independencia
'Lady Bird' es una de las mejores películas, producidas en Hollywood, que se han hecho en torno a l

La directora Greta Gerwig coincidió con la actriz Saoirse Ronan en el Festival Internacional de Cine de Toronto. Era 2015. La primera iba en su etapa de intérprete con el drama romántico Plan de Maggie, de Rebecca Miller, y la segunda era la estrella indiscutible del drama sobre la inmigración Brooklyn (2015), de John Crowley.

+info

'The Post': las mentiras de los presidentesLa forma del agua: un cine a favor de las diferencias'Las horas más oscuras': la voluntad de Winston ChurchillEl Óscar: el machismo en la categoría de mejor directorCuriosidades sobre los actores nominados al premio Óscar 2018Las 24 categorías para la 90 edición de los premios Óscar

Fue entonces que Gerwig le compartió a Ronan el borrador de Lady Bird, que por entonces tenía 350 páginas y que comenzó a escribir en 2012.

Ronan quedó maravillada con la historia de una chica con sueños de libertad y una madre que le cuesta darle alas para que haga su propia vida.

Si bien Lady Bird no es estrictamente autobiográfica, hay algunos puntos en común con Greta Gerwig. Por ejemplo, tanto su madre como la del personaje central de su película (llamada Marion McPherson e interpretada por Laurie Metcalf) son enfermeras.

De paso, Christine es el nombre verdadero de su personaje y así se llama su mamá en la vida real.

Su largometraje se desarrolla entre los años 2002 y 2003, en la ciudad natal de Gerwig, Sacramento, y fue allí donde se rodó.

La joven Lady Bird estudia en la secundaria, privada y católica, St. Francis Catholic High School, ubicada en esta ciudad de California y fue allí donde se graduó la realizadora y guionista.

La escuela de Nueva York a la que va Lady Bird es la Barnard College, de donde es egresada Greta Gerwig.

Las que sí no se parecen son Greta Gerwig y Christine Lady Bird McPherson, ya que de muchacha la cineasta era algo conservadora y tímida, mientras que la encarnada por Ronan es rebelde e intrépida.

Gerwig llamó a su creación Lady Bird, que por casualidad era el apodo que recibió Claudia Alta Taylor Johnson, la esposa de Lyndon Baines Johnson, el presidente número 36 que tuvo Estados Unidos.

En total, como intérprete, Greta Gerwig ha participado en 41 proyectos, entre cine y televisión, desde que debutó en 2006.

Su labor de guionista incluye la firma de 10 textos, incluyendo los largometrajes Mistress America (a cuatro manos con Noah Baumbach, 2015), Frances Ha (con Noah Baumbach, 2012) y Nights and Weekends (con Joe Swanberg, 2008), entre otros.

ÓSCAR

Lady Bird tiene 5 nominaciones al Oscar: mejor película, director (Greta Gerwig), actriz principal (Saoirse Ronan), actriz de reparto (Laurie Metcalf) y guion original (Greta Gerwig).

En el elenco de Lady Bird hay cuatro artistas nominados al Óscar: Saoirse Ronan, Laurie Metcalf, Lucas Hedges y Timothée Chalamet.

Ronan es la maestra de todos al tener nominaciones por actriz principal en Lady Bird (en 2018) y Brooklyn (en 2016) y como secundaria por Atonement (en 2008).

Mientras que Lucas Hedges fue nominado a la estatuilla dorada como actor secundario por Manchester by the Sea (en 2017), Laurie Metcalf en el aparte de actriz secundaria precisamente por Lady Bird y Timothée Chalamet como actor principal por Call Me by Your Name (en 2017).

PROPUESTAS

Lady Bird va de la comedia al drama con una gran soltura. Pasa de un momento irreverente a la mayor de las ternuras entre una escena y la otra. Lo que demuestra que Greta Gerwig logra enviar mensajes y sentimientos con una facilidad fabulosa.

Esta producción se concentra en el devenir de una familia de clase media. Los conflictos de sus personajes son los de todos nosotros: pagar las cuentas, cuidar a los miembros del clan, proteger el trabajo que se tiene, tratar que las aspiraciones se puedan cumplir en medio de una dura realidad económica y evitar que la depresión pueda más que la esperanza.

Lady Bird, sobre todo, es la relación entre madres e hijas. La chica quiere cambiar el ambiente tranquilo y conservador de su modesta ciudad, por un entorno más urbano, creativo y lejos de lo habitual. Mientras que su madre la protege de forma tal que no le permite cometer sus propios errores y que obtenga sus propias recompensas con las decisiones que toma.

Como cualquier adolescente rumbo a ser un adulto, Lady Bird desea saber quién es y construir su identidad, razones por las cuales tiene dificultades para comunicarse con sus papás y viceversa. Piensa que sus acudientes en casa la sofocan, la frustran y la sacan de equicio y viceversa. Por eso, como cualquier persona a su edad, Lady Bird se siente frustrada y confundida porque ve como ridículas acciones que sus padres consideran acciones coherentes.

El retrato de los adolescentes en Lady Bird es tan humano y sincero, que esta joya de Greta Gerwig se distancia de los personajes caricaturizados, esquemáticos y lineales de la mayoría de las películas sobre muchachos a las que nos tiene acostumbrado el Hollywood industrial.

Lo único que lamento es que Lady Bird, por más que sea una gran producción y sea tan interesante y profunda, de paso mi favorita de las nominadas en la categoría película del año (aunque no va ganar ese aparte), no será estrenada en Panamá. Los distribuidores o los dueños de sala quizás crean que no sea rentable entre nuestro público. Qué triste.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL