DICTADURA

Ortega se queda sin aliados tras elección en El Salvador

Ortega se queda sin aliados tras elección en El Salvador
Ortega se queda sin aliados tras elección en El Salvador

Nicaragua perderá a su último aliado en Centroamérica tras las elecciones en el Salvador, ganadas el domingo por Nayib Bukele, dejando cada vez más aislado al gobierno de Daniel Ortega, según analistas.

+info

El Salvador: Oficializan triunfo de Bukele como presidenteCIDH denuncia 'escalada' de censura y violaciones a los derechos humanos en NicaraguaCIDH cuestiona ley de reconciliación aprobada en Nicaragua

Con la derrota del Frente Farabundo Martí (FMLN), cercano a Ortega, y la victoria de Bukele, analistas dan por descontado que El Salvador se sumará a los países que buscan aplicar sanciones al gobierno sandinista por las denuncias de crímenes de lesa humanidad.

Ortega “pierde y se queda solo en Centroamérica”, donde otros países como Guatemala, Costa Rica y Honduras critican duramente los atropellos de derechos humanos, dijo el exvicecanciller nicaragüense Víctor Hugo Tinoco sobre las elecciones salvadoreñas.

Nicaragua vive desde abril pasado una crisis política desatada por una oleada de protestas contra Ortega, cuya represión deja al menos 325 muertos, 700 detenidos y millares de refugiados en países vecinos, según organismos de derechos humanos.

Bukele, de 37 años, delineó durante su campaña lo que podría ser su relación con los gobiernos de Nicaragua, Venezuela y Honduras, a cuyos mandatarios tildó de “dictadores”. “Dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y Juan Orlando (Hernández) en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos”, señaló Bukele en Twitter antes de su elección.

El FMLN comparte con el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua su pasado guerrillero y han sido aliados en la región y en foros internacionales. La posición de Bukele, quien fue expulsado del FMLN, contrasta con la del actual presidente, Salvador Sánchez Cerén, quien ha calificado a los gobiernos de Ortega y Maduro de “amigos” y se ha solidarizado con ellos ante los cuestionamientos internacionales.

Edición Impresa