JUSTICIA

Alejandro Garuz y Gustavo Pérez fueron llevados a La Gran Joya

Alejandro Garuz y Gustavo Pérez fueron llevados a La Gran Joya
Alejandro Garuz y Gustavo Pérez fueron llevados a La Gran Joya

Alejandro Garuz y Gustavo Pérez, exsecretarios del Consejo de Seguridad Nacional, ingresaron hoy viernes 16 de enero a la cárcel La Gran Joya, donde estarán bajo detención preventiva por orden del fiscal auxiliar Marcelino Aguilar.



Garuz fue el primero en llegar al penal ubicado en Pacora; luego le correspondió a Pérez.



Los traslados, bajo estrictas medidas de seguridad, fueron confirmados por la Dirección General del Sistema Penitenciario.



+info

Detención preventiva en caso Gustavo PérezGaruz es enviado a la cárcelConcluye indagatoria a Gustavo PérezPolíticos, los más espiados

Alejandro Garuz y Gustavo Pérez fueron llevados a La Gran Joya
Alejandro Garuz y Gustavo Pérez fueron llevados a La Gran Joya

A través de un comunicado, el Sistema Penitenciario dio a conocer que Pérez "tendrá las mismas condiciones y respeto de los derechos humanos que el resto de las personas privadas de libertad que allí conviven".



La Gran Joya fue inaugurada por la pasada administración el 1 de abril de 2014, a un costo de $170 millones. Cuenta con 116 edificios y 24 pabellones con capacidad para albergar a 5 mil 504 presos. Actualmente tiene una población penal de 105 privados de libertad. 



El fiscal Aguilar investiga a Garuz y a Pérez, también exdirector de la Policía Nacional, por el espionaje a más de 150 políticos, comunicadores, empresarios, magistrados, dirigentes gremiales y opositores al gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014).



A ambos se les formuló cargos por la posible comisión de delitos de violación de secreto y derecho a la intimidad. Pérez, además, enfrenta un proceso por tenencia ilegal de armas.

PÉREZ RINDIÓ INDAGATORIA



A las 8:35 a.m., Pérez –esposado y escoltado– había sido conducido de la celda transitoria de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) a la Fiscalía Auxiliar. Poco después, salió la caravana que llevó a Garúz a La Gran Joya, en Pacora.



Pérez rindió indagatoria por la posesión ilegal de armas. A eso de las 11:40 a.m., cuando terminó la diligencia, fue sacado del lugar por la parte exterior de la fiscalía, con lo que evitó a los medios de comunicación que lo esperaban en la entrada.



Los abogados de Garuz y Pérez –Cristóbal Arboleda y Armando Fuentes, respectivamente, presentaron esta mañana fianzas de excarcelación a favor de sus clientes. La de Garuz quedó radicada en el Juzgado Tercero Municipal.

Ayer, Arboleda y Fuentes presentaron recursos de hábeas corpus a favor de sus defendidos. El ponente de ambas acciones es el magistrado Luis Ramón Fábrega.

HABLA LA DEFENSA DE GARUZ

Cristóbal Arboleda, representante legal de Garuz, denunció que se han dado arbitrariedades en el proceso. Indicó que, desde el martes pasado, Garuz está a órdenes de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en razón del hábeas corpus presentado. Arboleda agregó que, por lo tanto, no puede ocurrir nada que no sea autorizado por la CSJ.

No obstante, quien decidió trasladar al exfuncionario a una cárcel común fue la Dirección del Sistema Penitenciario y no el fiscal Aguilar.

La presentación de un hábeas corpus no impide el traslado a centros penitenciarios

El hábeas corpus no suspende la orden de detención. Si fuese como alega la defensa de los imputados, entonces todos los presos presentarían un hábeas corpus.

El hábeas corpus es un examen de legalidad de la detención y está diseñado para que el juez revise los requisitos que la ley establece para detener a alguna persona.

Es tan informal el hábeas corpus que en muchas ocasiones se reciben escritos en papel sanitario por personas que están detenidas; ellos mismos presentan su solicitud.

Esto lo digo no por ser penalista, sino por ser abogado. Es un concepto elemental del derecho constitucional.

Si el juez o la Corte considera que no se cumplen con los requisitos de ley establecidos para la detención, entonces la forma de reparar eso es ordenando la libertad.

Si la persona esta enferma o no es, es una discusión aparte que no tiene que ver con la legalidad de la detención. Pero es lógico pensar que si detienen a una persona, se le va a subir la presión.

 *El autor fue magistrado del Tercer Tribunal Superior de Justicia y exdirectivo de Corprensa

Edición Impresa