JUNTO A PAOLO POZZESSERE

Valter Lavitola vuelve al banquillo de los acusados por caso Finmeccanica

Valter Lavitola vuelve al banquillo de los acusados por caso Finmeccanica
Valter Lavitola vuelve al banquillo de los acusados por caso Finmeccanica


Tras más de seis meses de pausa, Valter Lavitola y el ex director comercial del conglomerado italiano Finmeccanica, Paolo Pozzessere, deberán sentarse este viernes en el banquillo de los acusados del tribunal de Roma para responder por las imputaciones de corrupción internacional en Panamá.

+info

La ausencia de Valter Lavítola provoca un nuevo aplazamiento de más de cinco meses en un juicio en RomaTribunal confirma condena a Lavítola por extorsión internacional en Panamá

La pasada audiencia tuvo que ser cancelada por la presidenta del colegio de jueces Adele Rando, porque Lavitola no se presentó en el aula judicial. Este juicio que comenzó el pasado 27 de junio de 2014 avanza a trompicones, continuamente interrumpido por estratagemas legales de la defensa de los imputados que han excedido en varias ocasiones las garantías del proceso convirtiéndose casi en un abuso del derecho.

El fiscal Paolo Ielo les acusa de haber intentado desviar unos 25 millones de dólares en coimas que según las diligencias judiciales iban destinadas al entorno del ex presidente Ricardo Martinelli. El ex jefe de Estado de Panamá contrató a un abogado en Italia, pero todavía no ha hecho presencia en sede judicial.  La fiscalía sostiene que la sociedad Agafia Corp. se fundó para recibir una coima de 25 millones de dólares provenientes del contrato con Finmeccanica.

Según el calendario judicial, está previsto que comiencen a declarar ante el juez los testigos a favor de la defensa de Pozzessere: el capitán Ferdinando de Lolli, que representó al Gobierno italiano en Panamá y estuvo reunido con el entonces presidente Martinelli y el ingeniero Zecarini del departamento de ventas de Selex, filial de Finmeccanica.

El reo Lavitola –que actualmente goza de las condiciones del arresto domiciliario- deberá presentarse con sus propios medios en el aula judicial y no conducido por las fuerzas policiales lo que de nuevo pone en peligro la celebración del juicio.

A esta incertidumbre se le añade otro elemento relativo a su situación judicial. El pasado 16 de abril de 2016 se cumplieron cuatro años desde Lavitola fuera detenido en el aeropuerto de Roma Fiumicino proveniente de Buenos Aires, donde se mantuvo prófugo de la justicia.

Según pudo saber este periódico, el reo habría cumplido en estos cuatros años y medio privado de libertas las condenas en firme que se acumulan en su currículum judicial, una de ellas relacionada con un caso de corrupción internacional en Panamá. Esto haría factible que el Colegio de jueces del Tribunal de la Libertad, órgano competente en Italia en las ordenanzas jurídicas coercitivas, le concediera la libertad condicional.

Sin embargo, además del juicio Finmeccanica, Lavitola deberá viajar a Bari (sur de Italia) el lunes que viene donde está imputado junto a Silvio Berlusconi por inducción a mentir en sede judicial en el caso de las fiestas eróticas con menores que el ex primer ministro italiano organizaba en sus residencias.