El periodista Braulio Jatar detenido en Venezuela padece de cáncer de piel

El periodista Braulio Jatar detenido en Venezuela padece de cáncer de piel
El periodista Braulio Jatar detenido en Venezuela padece de cáncer de piel

El periodista y director del portal Reporte ConfidencialBraulio Jatar, detenido desde el pasado sábado 3 de septiembre, en Isla Margarita, Venezuela padece de cáncer de piel.

+info

La SIP exige la liberación del periodista Braulio JatarVenezuela: La SIP pide que liberen a Braulio Jatar y a Alejandro Puglia

El diario español ABC Internacional informó que el abogado de Jatar, Henry Jaspe, había alertado a las autoridades sobre el estado físico del periodista e informó que su cliente necesita con urgencia atención médica para evitar consecuencias peores, ya que en la cárcel donde se encuentra en Cumaná, no le brindan los mejores cuidados.

Jatar de 58 años, se encuentra en prisión por publicar imágenes, información y vídeos sobre una protesta en Villa Rosa, contra el mandatario Nicolás Maduro.

En el portal 'Reporte Confidencial' se informó que el pasado 30 de noviembre se le realizó una biopsia a Jatar por apariciones de manchas en la piel, donde se le diagnostico un "presuntivo carcinoma baso celular, lesión oncológica (cáncer de piel) que sin tratamiento adecuado puede propagarse a otros tejidos y crecer en los músculos y huesos".

La esposa del periodista Jatar, Silvia Martínez ha denunciado ante el parlamento de Caracas que su esposo ha sido sometido a cuatro prisiones distintas, todas con condiciones precarias. "Su salud se ha visto menoscabada, demostrada en la pérdida de más de 20 kilos, crecimiento de un cuadro de hipertensión severa, pérdida de visión por estar sometido de manera permanente a luz artificial, aislamiento permanente con imposibilidad de leer, escribir y hablar, deshidratación severa, y otros malestares", añadió.

El pasado 7 de septiembre la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) exigió la liberación del periodista venezolano-chileno Braulio Jatar, y pidió que se garantice la seguridad y el acceso al debido proceso. 

Edición Impresa