La SIP condena demanda millonaria contra medios en Venezuela

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condena la millonaria demanda civil contra los medios venezolanos El Nacional, el semanario Tal Cual, el portal digital La Patilla y sus propietarios.

+info

Venezuela: Tribunal admite demanda contra tres mediosReportan 147 violaciones a la libertad de expresión en VenezuelaGobierno de Venezuela acusa a CNN de tener campaña terrorista contra el país

La acción del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, es calificada por el organismo de “hostigamiento judicial y económico”, tomando en cuenta que Cabello exige una indemnización por “daños morales” de mil millones de bolívares. Basados en el Sistema de Cambio Complementario de Administración de Divisas (Sicad), la cifra a pagar es de 78 millones de dólares.

La demanda del funcionario venezolano se basa en que los citados medios reprodujeron una información del diario ABC de España sobre supuestos vínculos de Cabello con el narcotráfico. 

Gustavo Mohme, presidente de la SIP, afirma que “esta indemnización irrisoria busca el ahogo económico de los medios y de sus propietarios” (Miguel Henrique Otero de El Nacional, Teodoro Petkoff Malec de Tal Cual y Alberto Federico Ravell de La Patilla) y de “poner fin al periodismo indpendiente”.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director del semanario uruguayo Búsqueda, se refirió a que el Tribunal Supremo, sin que aún se haya realizado una audiencia judicial por el caso, expresó con antelación su solidaridad con el funcionario estableciendo que la divulgación de esa reproducción periodística, “al carecer de veracidad acarrean las sanciones previstas en el ordenamiento jurídico nacional”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) destacó en un pronunciamiento sobre este caso que existe jurisprudencia de la CIDH en torno a que “las declaraciones estigmatizantes efectuadas por altos funcionarios públicos contra personas que ejercen su libertad de expresión pueden ponerlos en una posición de mayor vulnerabilidad”, y su repetición “puede contribuir a exacerbar el clima de hostilidad, intolerancia y animadversión”.

Edición Impresa