SISTEMA ESCOLAR

Docentes paralizan escuelas públicas

Docentes paralizan escuelas públicas
Docentes paralizan escuelas públicas

Los 17 gremios magisteriales del país rechazaron ayer la propuesta de un ajuste salarial escalonado presentada por el Gobierno y aprobaron irse a una huelga por 72 horas, de forma prorrogable.

+info

Gobierno ofrece 'bono de reconocimiento' a profesores que no vayan a paroDocentes declaran huelga de 72 horas y abandonan la mesa de diálogoCámara de Comercio rechaza llamado a huelga docente

Tras una asamblea general, los educadores adoptaron la medida y reclamaron a las autoridades una nueva oferta que cumpla con sus exigencias, así como realizar mejoras a las escuelas.

Diógenes Sánchez, vocero de la Unión Nacional de Educadores de Panamá, subrayó que la acción adoptada se “justifica” y exigió respeto a los compromisos adquiridos por el Estado en 2014, cuando se les prometió un ajuste de 300 dólares.

El ministro de la Presidencia y coordinador de la mesa de negociación, Álvaro Alemán, expresó que “mientras se mantengan de rehenes a los estudiantes no existen las condiciones para dialogar”.

De acuerdo con el Ministerio de Educación, un total de 670 mil 769 estudiantes están inscritos en el sistema educativo oficial de todo el país.



Además, el Gobierno pidió a la Contraloría fiscalizar la asistencia de los educadores y prometió un bono -cuyo monto no se especificó- para quienes den clases.

En total, son 670 mil 769 estudiantes matriculados en escuelas oficiales afectados por esta huelga.

CONFLICTO EDUCATIVO SE COMPLICA

Los gremios magisteriales rompieron ayer el diálogo con el Gobierno y optaron por irse a una huelga nacional por 72 horas prorrogables.En horas de la tarde de ayer, el ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán, coordinador de la Comisión de Alto Nivel, lamentó la ruptura de las conversaciones por parte de los educadores, sin que hayan presentado alternativas en sus demandas.

“Lamentamos que en lugar de diálogo los dirigentes hayan optado por una huelga, completamente injustificable”, indicó Alemán.

Las declaraciones del ministro se dieron luego de que en una asamblea general, 17 gremios magisteriales aprobaran de manera unánime rechazar la propuesta de aumento salarial escalonado presentada por el Gobierno, y avalaran un paro laboral por 72 horas prorrogables.

La Escuela República de Venezuela, en el corregimiento de Calidonia, fue el escenario en el que se aglutinaron cientos de docentes de más de 40 escuelas del área centro, este y oeste de la provincia de Panamá, así como de las comarcas Guna Yala y Madungandí.

La actividad fue organizada por los educadores para someter a votación las propuestas del Gobierno sobre asignar el 5.5% del producto interno bruto (PIB) para el sector educativo, mejoras a un número plural de escuelas, la remuneración a partir de octubre de los salarios atrasados y el pago de los 300 dólares de aumento, en dos cuotas de 150 dólares por año, a partir de 2017.

Como resultado del encuentro, los educadores rehusaron aceptar la oferta realizada el pasado jueves por el Ejecutivo, a través de la Comisión de Alto Nivel.

MARCHA

Aprobada la medida, los docentes decidieron marchar hacia la Asamblea Nacional. “Esta lucha no es de uno, esta lucha es de todos”, gritaban a voz en cuello durante su recorrido.

De hecho, un grupo de ellos fue recibido por el presidente de la Asamblea, Rubén De León, quien se ofreció como vocero de sus inquietudes ante el Ejecutivo.

Diógenes Sánchez, vocero de la Unión Nacional de Educadores de Panamá, manifestó que la acción de los docentes “no es caprichosa y está justificada”.Sostuvo que la medida se aboca precisamente a reclamar y asegurar una excelencia educativa para los 670 mil 769 estudiantes y unos 45 mil educadores del sector oficial.

Desde su punto de vista, mediante el Decreto Ejecutivo No. 155 del 27 de marzo de 2014, no solo se fija un ajuste salarial a los maestros, sino que también establece el Sistema de Evaluación de Centros Educativos (SECE).

A través del SECE, añadió, se establece una serie de responsabilidades a toda la comunidad educativa, con el fin de promover y garantizar la calidad de la enseñanza en todos los niveles.

“Es por ello que nosotros como gremios estamos exigiendo que se cumpla al cien por ciento con este decreto”, concluyó Sánchez.

ESCUELAS VACÍAS

Mientras los docentes medían fuerzas con el Gobierno, el escenario en los planteles apuntaba a una baja asistencia de estudiantes.

Los padres de familia, a pesar de rechazar la medida de paro a través de la Confederación de Padres de Familia de la República de Panamá, optaron por no enviar a sus hijos a clases. Este comportamiento se evidenció en varias escuelas de la ciudad.

Por ejemplo, la subdirectora del colegio Richard Neumann, Dalia Lee, explicó que de los 49 docentes que dictan clases en el turno matutino solo se presentaron 9, mientras que de 576 estudiantes solo fueron 6.

La realidad en el colegio José Antonio Remón Cantera no fue distinta. Luis Mosquera, director del plantel, informó que de los 56 docentes que imparten clases en la mañana, solo 3 asistieron, y que de los 900 estudiantes en este turno solo llegaron 6.

Por su parte, en la Escuela Profesional Isabel Herrera Obaldía acudieron 33 de los 94 educadores del turno matutino, pero, al igual que en los otros dos colegios, los estudiantes (mil 01) no asistieron.

Incluso, en varias escuelas del interior del país, la situación fue similar.

DIÁLOGO

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, durante un recorrido por varios planteles del distrito de San Miguelito y del corregimiento de Pedregal, instó a los educadores a suspender la huelga y a conversar.

“No se puede dialogar con los estudiantes como rehenes, eso no está bien”, dijo el mandatario, y añadió que una huelga es “totalmente innecesaria”, pues solo afecta a los alumnos.

Otro grupo que se mostró en desacuerdo con la medida adoptada fue la Unión de Centros Educativos Particulares. Su presidente, Gastón Faraudo, expresó que el proceso educativo debe ser continuo, y solo salvo por motivos de “fuerza mayor” deben suspenderse las clases.

Según Faraudo, los efectos negativos de la paralización de clases se refleja en la calidad educativa, la cual ha tenido un decrecimiento en el país.

No obstante, el Gobierno informó ayer que mantiene las puertas abiertas al diálogo, por lo que exhortó a los gremios a regresar a las aulas.

La ministra de Educación, Marcela Paredes, reiteró la propuesta en la que se establece un ajuste salarial escalonado por los próximos dos años, que incluye al personal docente del Instituto Panameño de Habilitación Especial, Instituto Nacional de Cultura y al Ministerio de Educación.

Edición Impresa