Rubén Blades: un poeta que hace canciones

Rubén Blades: un poeta que hace canciones
El director Abner Benaim y el cantante y compositor Rubén Blades en Nueva York.

El documental nacional Yo no me llamo Rubén Blades tiene ya asegurado el estreno en 6 países y en otros 4 destinos, se está por concretar las fechas.

+info

Sobre el documental de Rubén Blades firmado por Abner BenaimLa panameña 'Historias del Canal' ya se puede ver en NetflixEl documental panameño ‘La fuerza del fútbol’ estará en el IFF Panamá 2018'Sin Voz': un llamado contra el abuso infantil estará en el IFF PanamáAl Brown: una leyenda del deporte latinoamericano¿Fue Ferdinand de Lesseps un héroe o un ladrón?'Diciembres', una mirada a una olvidada invasión'Una noche de calipso', una de las vencedoras del IFF PanamáLa película panameña 'Kimura' ya está en Netflix'Sin pepitas en la lengua': una comedia divertida y directa

“Es la primera vez que una película de Panamá se estrena internacionalmente así, casi en simultáneo, y es una de las primeras veces que un documental latinoamericano lo hace en Latinoamérica”, explica el responsable de esta interesante producción, Abner Benaim.

Desde hoy jueves, este largometraje sobre la vida y obra del cantautor responsable de canciones como Pedro Navaja, Ligia Elena, Paula C y Pablo Pueblo, en salas de cine de Panamá, Costa Rica y Guatemala, y desde mañana viernes, también incluirá a México.

A Colombia y Perú llegará el 12 de septiembre. Mientras que se está por programar el día que pase por República Dominicana, Puerto Rico, Chile y Argentina.

“El filme ha generado una demanda. Hemos coordinado desde Apertura Films Panamá el lanzamiento en Latinoamérica, pero nuestra filosofía no es empujar el producto, sino ponerlo en manos de quien cree en él, y que nuestros socios estén igualmente motivados que nosotros por el documental y su potencial de conectar con el público, por la figura que es Rubén Blades y el amor que hay de sus fanes en todo Latinoamérica por su música, sus ideas, y su obra artística”, agrega Abner Benaim, quien ha dirigido la comedia negra Chance (2009) y el documental Empleadas y patrones (2010).

Esta producción obtuvo el premio de la audiencia del SXSW y mejor documental tanto en el Cine Festival San Antonio como en Enfoque International Film Festival (Puerto Rico).



Relevancia

Lo tituló Yo no me llamo Rubén Blades porque “tiene que ver con la imposibilidad de hacer un retrato de un ser humano. Con la dualidad entre lo que se ve de un hombre y lo que hay por dentro, con la figura pública y la privada. Igualmente, el documental podría haberse llamado Yo me llamo Rubén Blades, pues son dos lados de una misma moneda, que al fin y al cabo, es un solo ser humano, Rubén”.

La figura del también actor, abogado y político es un aval por lo que representa para el alma de los habitantes del continente americano. “Rubén es un filósofo popular, un poeta cuyas palabras calan muy profundo en la psiquis del latinoamericano, y que pone a la gente a bailar y a gozar, y esa combinación es muy rara, y explosiva”.

Se ha proyectado en el Docs Barcelona y en el Festival de Granada Cines del Sur (España), Ambulante (México), Bacifi (Argentina), en el Festival de Cine de Lima (Perú) y en el de Guadalajara (México), en el Sidney Latino Film Festival (Australia), Latin American and Spanish Film Week (Canadá).



Yo no me llamo Rubén Blades ha estado presente en una docena de festivales internacionales, de Nueva York a Sidney. “Para los festivales a veces uno envía el filme, en otras ocasiones los festivales lo solicitan. Con este documental hemos tenido muchas solicitudes de festivales alrededor del mundo. Después de su lanzamiento en el South by Southwest (Sxsw) en Estados Unidos y el premio del público que ganamos allá, se generó mucho interés. Algo lindo es que ha abierto como la película inaugural en varios festivales importantes, y en otros como película de clausura”.

En Estados Unidos estuvo en los festivales de New York, Seattle, Filadelfia y San Antonio.



Transmitir emociones

Emociones de los espectadores al ver la película hay varias registradas en la mente de Abner Benaim. “He visto gente aplaudir al ritmo de la clave, cantar, llorar, susurrar, de todo. Me importa mucho que el documental transmita emociones, y no solo información. Hay gente que sale diciendo del cine, ‘quiero llegar a la casa para escuchar más de su música o ir a bailar”.

Confirma que quedó mucho material en la sala de edición. “Tengo entrevistas lindísimas y extensas con Paul Simon, con Danilo Pérez, y otros grandes de la música, el cine y la literatura. Quizás haga una versión extendida para una serie de televisión, o en caso de que no se haga nada pronto, lo donaré a los archivos de Rubén”.

Edición Impresa