Cine y más Cine y más

06 mar La andariega más famosa de Brasil está en el FAE

 ‘Olympia’ forma parte del programa del séptimo Festival Internacional de Artes Escénicas de Panamá. Se presenta hoy lunes en el teatro Anita Villalaz.

Temas:

La actriz Ángela Mourão encarna en el unipersonal ‘Olimpia’, a Olympia Angélica de Almeida Cotta, un personaje real que siempre navegó entre lo real y lo imaginario.  La actriz Ángela Mourão encarna en el unipersonal ‘Olimpia’, a Olympia Angélica de Almeida Cotta, un personaje real que siempre navegó entre lo real y lo imaginario.
La actriz Ángela Mourão encarna en el unipersonal ‘Olimpia’, a Olympia Angélica de Almeida Cotta, un personaje real que siempre navegó entre lo real y lo imaginario. Cortesía

Cuando Ángela Mourão era una niña, sin saber que algún día sería actriz, conoció a Sinhá Olympia cuando iba de vacaciones a Ouro Preto, municipio brasileño del estado de Minas Gerais.

La señora Olympia era tan famosa que los turistas, en su lista de atracciones por ver en Ouro Preto, incluían visitar sus iglesias, sus museos y a esa dama que siempre estaba en la plaza principal recibiendo a los que deseaban escuchar sus entretenidas e interesantes historias, narradas de una manera tan especial y graciosa, como si hubiera vivido cada una de esas aventuras.

Olympia Angélica de Almeida Cotta, su verdadero nombre, nació en 1889, el mismo año en que Brasil pasó de ser una monarquía a convertirse en una república, y murió en 1976, en Ouro Preto, una ciudad histórica que data del siglo XVIII.

BRILLO

El momento de mayor esplendor de Olympia fue entre las décadas de 1950 y 1960, cuando “ Ouro Preto vivió un período muy efervescente artística y políticamente por ser una ciudad universitaria, además de ser un gran muestra del barroco brasileño”, comenta Ángela Mourão, fundadora del Teatro Andante, colectivo brasileño que presenta mañana lunes 7 de marzo, a las 7:30 p.m., en el teatro Anita Villalaz, en San Felipe,  la pieza Olympia.

A mediados del siglo XX, Ouro Preto era como un imán para artistas plásticos, músicos y teatristas, entre otros creadores y librepensadores, porque se realizaba uno de los festivales de arte más relevantes de Brasil.

“Así Olympia tuvo la oportunidad de convivir con esta clase de gente, ya que a pesar de ser una andariega, era muy culta e interesante. Hay registros sobre su convivencia con los integrantes del Living Theater de Nueva York cuando pasaron por Ouro Preto”, rememora Mourão, una de las responsables del drama Olympia, que forma parte del programa de actividades del séptimo Festival Internacional de Artes Escénicas de Panamá ( FAE).

Olympia, encantadora y vivaz, también fue amiga de los escritores y filósofos franceses Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, así como cercana de relevantes políticos brasileños, como por ejemplo, de Juscelino Kubitschek de Oliveira, presidente de Brasil entre los años de 1956 y 1961.

Esta mujer sin igual fue, además, musa de pintores, músicos como Toninho Horta y estilistas como Ronaldo Fraga, por lo que más de un cuadro y canción eran sobre sus andanzas.

“Olympia fue la homenajeada de una de las principales escuelas de samba de Río de Janeiro, La Mangueira, con el tema ‘ Deu a Louca no Barroco’, y en  2015 también su figura fue tomada en cuenta por una escuela de samba de Belo Horizonte”, comenta Ángela Mourão.

Por todo eso, Olympia fue una frecuente invitada de programas de televisión y fue entrevistada en más de una ocasión por periódicos y revistas.

Aunque ‘Olympia’ es un unipersonal, es el resultado de una investigación y una construcción escénica a cargo de todos los miembros del colectivo brasileño Teatro Andante.

APARECE EL PERSONAJE

Buscando un personaje que pudiera construir un diálogo y un puente entre lo contemporáneo y lo antropológico, y que a la par fuera atractivo para la escena, el equipo de Teatro Andante pensó enseguida en Olympia.

Aunque es una persona tan conocida en Brasil, “nadie sabía sobre su historia real, y cuando fuimos a investigar sobre ella nos encontramos con una historia que mezcla cosas muy particulares, y al mismo tiempo muy comunes y que toca algunos arquetipos que la hacen una historia universal”.

Además, lo que rodeaba a Olympia tenía una notable carga visual, y por ende, teatral.

“Era una figura que vivía entre las fronteras de la realidad y la locura, entre lo real y lo imaginario, entre lo cotidiano y lo artístico”, señala.

A ESCENA

Las piezas de Teatro Andante, comparte Ángela Mourão, siempre están delimitadas entre lo real y lo imaginario, porque piensan que más de una situación las conecta entre sí.

América Latina, históricamente, siempre ha sido una región de imaginación y creatividad. Esa confrontación comenzó con la llegada de los colonizadores europeos frente a una muy rica historia de los pueblos latinoamericanos”, opina.

Llevar la obra Olympia, dirigida por Marcelo Bones y escrita por Guiomar de Grammont, al Festival Internacional de Artes Escénicas de Panamá forma parte de una estrategia del Teatro Andante de internacionalizar su trabajo.

También es una manera de compartir “nuestra cultura artística, teatral e histórica con otros pueblos. Tenemos una mirada muy especial para América Latina, porque nosotros como brasileños nos hemos puesto de espaldas por muchos años al resto del continente americano”.

Para este grupo, “es un honor participar de este importante festival panameño y comunicar y compartir nuestras vivencias teatrales con nuestros hermanos panameños”.

A los integrantes de este colectivo, asegura, les “gusta muchísimo viajar y entrar en contacto con otras comunidades, otros pueblos, otras culturas, otras vivencias teatrales, a fin de cuentas, somos andantes”.

Olympia fue la musa de pintores y músicos, y amiga de escritores y políticos.

FAE

Aunque Olympia es un unipersonal, es el resultado de una investigación y una construcción escénica a cargo de todos los miembros de Teatro Andante.

Fue estrenada en 2001 en Belo Horizonte, una ciudad brasileña de 2 millones de habitantes, donde Ángela Mourão y sus colegas artistas residen.

“Desde entonces se quedó como parte de nuestro repertorio de forma activa. Ha sido muy bien recibida por el público y por la crítica, lo que hizo que el espectáculo estuviera siempre en la cartelera”, destaca.

Olympia se tornó en un clásico dentro del grupo, ya que representa muy bien el lenguaje y el tipo de dramaturgia que nosotros desarrollamos. Y por estas cosas se torna en una obra muy querida del público por donde pasa”, señala.

IDAS Y VENIDAS

Con Olympia han hecho temporadas en una veintena de ciudades brasileñas como Río de Janeiro y São Paulo.

Fuera de su país han visitado con este montaje P ortugal, España, Argentina, Colombia, Venezuela y ahora Panamá.

Los que asistan al teatro Anita Villalaz van a encontrar una propuesta escénica compuesta por una actriz ( Ángela Mourão), un baúl y unos pocos elementos más en proscenio, que hacen de Olympia una propuesta sencilla, aunque contundente, poética, lúdica y mágica.

“La obra tiene sus bases en la construcción de tres voces: el personaje de Olympia, la narradora y la máscara que representa los delirios de la señora”, describe Ángela Mourão.

Invita a disfrutar de Olympia porque es una puesta en escena que representa al teatro contemporáneo de Brasil, y porque “verán la historia interesante de una mujer, que a pesar de sus extrañezas, logró encontrar un lugar social para vivir. Es un personaje muy local, y al mismo tiempo, universal”.

Siga a  Daniel Domínguez  en  Twitter:  @DanielDomnguez1  y en  Instagram:  Daniel.Dominguez2006

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.