'No tengo nada que ver', dice Ricardo Martinelli sobre el supuesto chantaje a Hernán De León

El expresidente Ricardo Martinelli -actualmente detenido en El Renacer por orden de la Corte Suprema de Justicia- comunicó a través de sus abogados que no tiene "nada que ver en lo ocurrido" entre la procuradora Kenia Porcell y el magistrado presidente Hernán De León.

+info

La procuradora presenta una denuncia y pide a Hernán De León que haga lo mismo; 'él tiene que cumplir su rol'Víctimas de pinchazos instan a magistrado Hernán De León a presentar denunciaAnalizamos la crisis en la justicia panameñaEl efecto jurídico de las declaraciones de Kenia Porcell

"No tengo nada que ver en lo ocurrido. Este caso es ilegal y está lleno de irregularidades y nulidad. Si hay justicia, se debe tumbar este caso. Pero como aquí pareciera que manda Juan Carlos Varela Rodríguez, veo muy duro que eso suceda", dijo Martinelli en una nota leída este martes, por su abogado Sidney Sittón.

De León le confió a Porcell que hay una grabación comprometedora en su contra. Además, le informó que hay varios magistrados que "tumbarán" el proceso seguido a Martinelli en la Corte, por la interceptación no autorizada de las comunicaciones desde el Consejo de Seguridad Nacional, en los dos últimos años de su mandato.

"Quiero que este caso se ventile lo mas pronto posible. No quiero demoras. Exijo que sea público y que sea ya", señala Martinelli en la nota leída por Sittón.

Este martes, Porcell acudió a la Fiscalía de Atención Primaria para presentar una denuncia y narrar todos los hechos que le confió De León en una reunión "informal" en su despacho, el pasado 30 de julio. 

En dicha reunión, De León confesó que es objeto de “chantaje”, a causa de una grabación de una comunicación suya, con lo que, sometido al chantaje, habría votos suficientes en la CSJ para “tumbar” el proceso seguido a Martinelli.

“El caso Martinelli se va a caer, lo vamos a anular, lo vamos a tumbar”, le dijo De León a Porcell. 

Públicamente, De León insiste que no ha recibido presiones.

Edición Impresa