11 MUERTOS

Sospechoso de ataque a sinagoga enfrenta 44 cargos en acusación expandida

Sospechoso de ataque a sinagoga enfrenta 44 cargos en acusación expandida
Robert Bowers apareció en la corte el lunes en una silla de ruedas.

Robert Bowers, acusado de entrar armado a una sinagoga de Pittsburgh, enfrenta ahora 44 cargos federales, incluyendo crímenes de odio, por desatar una ola de disparos que causó la muerte de 11 personas, dieron a conocer los fiscales este miércoles en una acusación ampliada.

+info

Manifestantes protestan en Pittsburgh contra visita de Trump a sinagogaSospechoso de ataque dice a la policía que todos los judíos debían morirEl papa Francisco califica de 'acto inhumano' la matanza en sinagoga de Pittsburgh

Las autoridades dicen que Bowers, de 46 años, irrumpió en la sinagoga del Árbol de la Vida con un rifle de asalto AR-15 y tres pistolas, asesinando a 11 fieles en los servicios de Shabat e hiriendo a otros seis, entre ellos cuatro policías.

"Mientras estaba dentro de la sinagoga del Árbol de la Vida, Bowers hizo declaraciones que indicaban su deseo de matar judíos", dijeron los fiscales. Los cargos aseguran que él cometió los asesinatos y que, al mismo tiempo, violó el derecho constitucional de las víctimas al libre ejercicio de sus creencias religiosas, lo que se considera un delito de odio según la ley estadounidense.

Bajo los cargos ampliados, podría enfrentar la pena de muerte, o cadena perpetua sin libertad condicional seguida de una sentencia consecutiva de 535 años de prisión, dijo el Departamento de Justicia.

"El odio y la violencia sobre la base de la religión no pueden tener lugar en nuestra sociedad", dijo el fiscal general Jeff Sessions en un comunicado. "Todo estadounidense tiene derecho a asistir a su casa de culto con seguridad".

Bowers defendió el violento antisemitismo y el odio a los inmigrantes en la red social Gab, muy popular entre la ultraderecha, antes del ataque del sábado. Fue puesto bajo custodia después de ser herido en un tiroteo con la policía y trasladado a un hospital local. El alcance de sus lesiones no estaba claro.

Bowers apareció en la corte el lunes en una silla de ruedas, donde no dijo nada más que "sí" y "sí, señor" a un juez en respuesta a las preguntas de procedimiento.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL