COMUNICADO

TI: revelaciones sobre Odebrecht lesionan aún más la confianza en la administración de justicia

TI: revelaciones sobre Odebrecht lesionan aún más la confianza en la administración de justicia
TI: revelaciones sobre Odebrecht lesionan aún más la confianza en la administración de justicia

Luego de últimas revelaciones del caso Odebrecht, investigadas por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y  publicadas por La Prensa, la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, capítulo panameño de Transparencia Internacional (TI), señaló que los actos de corrupción de la constructora brasileña y el estado jurídico actual de impasse en la investigación del caso "lesiona aún más la confianza ciudadana en la administración de justicia". 

+info

'Nunca he recibido pago alguno de ningún contratista': Roberto Roy sobre OdebrechtObras emblemáticas en Panamá, fuente de coimas de Odebrecht‘Cachaça’, el segundo beneficiado de los pagos ilegales de OdebrechtOdebrecht no lo contó todo: filtración de documentos revela nuevos pagos millonarios asociados al escándalo

En un comunicado, manifestó este viernes 28 de junio, que la impunidad ha causado un "daño incalculable a la institucionalidad, a la integridad de la sociedad panameña y al corazón mismo de la democracia".

El acuerdo que la Procuraduría de la Nación alcanzó con Odebrecht y los acuerdos de delación eficaz de sus ejecutivos no tomaron en cuenta todos los actos de corrupción cometidos por la empresa, porque se omitieron información clave sobre supuestos sobornos millonarios pagados a personas cuyas identidades permanecen en secreto y bajo seudónimos como: Aguia, Cachaza, Periquito, entre otros, dice el texto.

La inacción del Tribunal Superior de Justicia que mantiene estancada la investigación, al no emitir un fallo todavía sobre la apelación presentada en marzo pasado por el Ministerio Público, contra la orden del juez del Juzgado XII Penal de cerrar el plazo de la compleja investigación, nos mantiene a todos en un limbo judicial y sigue un patrón de actuaciones cuestionables del Órgano Judicial, agrega.

La Fundación asegura que si hay un caso que cumple con el criterio de causa compleja este es el de Odebrecht: "múltiples delitos contra la administración pública, múltiples actores, múltiples jurisdicciones y múltiples personas jurídicas".

La "infectividad" manifestada por la administración de justicia en Panamá "genera una impunidad de facto que afecta toda la sociedad, dado que en caso Odebrecht no se ha podido aún conocer toda la verdad, revelar el mecanismo de la trampa, identificar a todos los involucrados corruptos - tanto funcionarios como personas privadas-, recuperar los dineros robados al Estado y castigar ejemplarmente a los culpables".

La Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana pidió a la Procuraduría de la Nación que solicite a la autoridad judicial competente la revisión y ampliación de los términos del acuerdo con la constructora y sus ejecutivos; que amplíe las investigaciones, incluya nuevos datos y que investigue todas las actividades y los contratos suscritos y ejecutados en las tres administraciones durante las que Odebrecht operó en el país: Martín Torrijos, Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela.

También solicita que, tal como lo han hecho por fiscales de Perú con excelentes resultados, se pida a la Producaduría de Brasil todas las asistencias judicuales necesarias y no se conforme con las informaciones de la empresa y sus ejecutivos.

Añade que una investigación de TI Brasil y JOTA, publicada en 29 de mayo, reveló que Panamá ha pedido 18 asistencias entre 2017 y 2018, mientra que Perú ha solicitado 68, durante el mismo periodo, lo que ha generado significativos avances en la administración de justicia.

Para la Fundación, la nueva filtración del ICIJ y las revelaciones hace dos semanas de sobornos en contrataciones públicas de la empresa FCC deja claro que "las estructuras que permitieron las actividades de crimen organizado siguen en vigencia" en Panamá, por lo que el primer trabajo del gobierno que se iniciará el 1 de julio será "cambiar el entorno jurídico opaco y permisivo de las contrataciones públicas que permitió el latrocinio de los recursos" nacionales.

 

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL