Manifestaciones deportivas y su efecto en nuestras autoridades

Manifestaciones deportivas y su efecto en nuestras autoridades
Manifestaciones deportivas y su efecto en nuestras autoridades

En 2015 le di seguimiento a una marcha de atletas que pedían igualdad de condiciones. La reacción vino después de la entrega de 20 mil dólares a cada uno de los integrantes de la selección de fútbol, que había participado en la Copa Oro en Estados Unidos. Sin embargo, debo aclarar que esa marcha no criticaba la recompensa; sino que buscaba la paridad entre los deportes, es decir, que todos recibieran el mismo trato.

+info

Como mendigos andamos en el deporte panameño, ¿un diálogo es la solución?Un comunicado para justificar una 'metida de pata'

Pensé en ese momento que era el nacimiento de un movimiento, de esos que necesita toda patria para que las autoridades reflexionen y hagan su trabajo correctamente. La realidad fue otra, la caminata solo representó el gasto para los atletas, porque un mes después nadie se acordaba de nada y las promesas, que se hicieron, quedaron en eso: promesas.

Hoy día los atletas siguen reclamando lo mismo, igualdad en la repartición de los fondos públicos. Al menos, esa fue una de sus peticiones en la última manifestación celebrada en la cinta costera, donde también se dieron reclamos contra la corrupción deportiva propiciada por los políticos. De vuelta un puñado de valientes deportistas protestó y esto me anima, porque se habían acostumbrado a no quejarse, a guardar silencio por la falta de viáticos, de instalaciones, de planificación, de entrenadores, a dormir mal y comer mal.

Manifestaciones deportivas y su efecto en nuestras autoridades
Manifestaciones deportivas y su efecto en nuestras autoridades

En los últimos días  había  estado al tanto de lo mal que la han pasado yudocas,taekwondistas, nadadores, corredores, voleibolistas, entre otros, que tenían la misión de representar a Panamá. Viáticos atrasados, boletos que no llegan, malas condiciones de hospedaje, alimentación, entre otros, son algunos de los suplicios que denunciaron.

El sufrimiento es interminable, al igual que las excusas de la dirigencia.

Pareciera que su paciencia llegó al límite, pero no de todos, me imagino que se irán sumando. Lo que vi en la cinta costera no me impresionó, faltaban brazos para cargar tantos cartelones, es necesario que las autoridades sientan la presión, recuerden que ustedes, atletas, en este momento son el último peldaño de lo que se llama deporte en Panamá.

Es tanto así, que desde la creación de Pandeportes no ha tenido una visión clara de su rol con el atleta. Muchos técnicos deportivos lo cuestionan por su desinterés por mejorar los programas que van en dirección del rendimiento, qué decir del escándalo destapado por La Prensa, en que supuestamente millones de dólares para la compra de implementos deportivos nunca llegaron a los deportistas.

Manifestaciones deportivas y su efecto en nuestras autoridades
Manifestaciones deportivas y su efecto en nuestras autoridades

Desbaratar esta red de corrupción no se logrará con una protesta, cada atleta debe hacerse sentir cada vez que esté ante una injusticia, es la única manera, tienen que ser valientes, y hacerlo público. Ya algunos de ellos se han comunicado para denunciar anomalías, por suerte estamos entrando en un periodo de elecciones, lástima que los atletas no son considerados para estar en las juntas directivas.

A muchas de estas organizaciones les toca modernizarse, viven del momento, de lo que tienen. Tal vez por ello no pueden salirse de la dependencia de la política que los mantiene, hay que refrescar con atletas que tienen otra visión de vida.

Aquella marcha de 2015 y la de la cinta costera tuvieron un buen propósito y por fin vi a nuestros héroes unidos por un mismo fin, pero falta más, mucho más para que sean tomados en serio por las autoriades.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL